El mundo de Menoïch
Ärnuhgil

Idioma hablado por los Sagil. Se sabe bien poco de este idioma, aunque los Sagil son muy inteligentes con capacidad de aprender muchos otros lenguajes, tanto de los descendientes del árbol de Truak como las razas Sizna.

Idiomas Sizna

Las Razas Sizna o reverso, fueron las creadas después de la caída de la torre de Vrialdor y la fragmentación de la piedra de Znaoïk. Al separarse, las razas reverso crearon comunidades y sistemas propios además de idiomas y escritura diferentes a sus hermanos. 

Descendientes Fenop o Fenvue

Las dos razas Sizna, o Fenvue, poseen dones extraordinarios. A diferencia de la mayoría de razas que resistieron la Noche de la Vil oscuridad, tanto las Gêleko y los Uteleko, así como sus matrices Ghela-Op y Emk-Op, no sufrieron ningún dolor o trauma derivado de este episodio de creación. Heredan el rol femenino/masculino al igual que sus reversos, aunque poseen sus propias reglas y cultura.

Trackur

Su traducción aproximada es «esencia negra del honor Ur». Este lugar, ubicado en Shatodika, fue en las eras de la migración de los Sizna un territorio para los Ur. Se extendieron hasta el Sur, llegando al mar de Hien. Cuando los primeros Zhogs llegaron, encontraron las ruinas de la ciudad y muy pocos supervivientes que narraron que una bestia de pesadilla había destruido todo el lugar. Hay quien piensa que los sacerdotes Ur de Phaiak querían devolver al mundo de Menoïch a la divinidad Guaûak y que algo no salió bien. Después de asentarse sobre las ruinas, utilizando muchas de las piedras para edificar otra ciudad bautizándola como Sarum Sareok, vivieron en relativa paz durante años hasta que el suelo se abrió descargando la muerte por toda la gran urbe. Una gran bestia se alzó, bautizándola con el nombre de Vetha o bestia de muerte, y comenzó la aniquilación de quien osara desafiarle en la matanza de Aïllorat. El horror era tal que nadie podía verle de frente ni mucho menos mantener su vista fija en sus negros ojos. Fueron muchos los pueblos y aldeas que cayeron bajo sus poderosas garras hasta que un grupo de aventureros, entre ellos Pëndes, fueran los encargados de eliminar a la bestia por mandato de un monarca del Norte.

Grîmtean

Si hablamos de los Sizna de la rama Dargarae nos encontramos con una leyenda y mitología englobada en sí misma. Los Darla Aku Uln lideran este grupo misterioso y poco habituado a mezclarse con el resto de los hijos de Truak o los mismo Sizna.

Se cuenta que después de la Noche de la Vil Oscuridad, los Grîmtean, vagaron por los cielos sin rumbo hasta que llegaron a una zona remota al Noreste. Allí hallaron en el aire montículos de tierra que se mantenían en suspensión por una magia desconocida. Cualquier intento de llevárselas era inútil ya que estaban ancladas por fuerzas poderosas, pero algo pasó en aquellas tierras allende los mares para que se ganaran el favor de una entidad que les otorgó el don de crear y mantener esta masa de tierra o minerales en los cielos a voluntad. Así fue como se llevaron una gran roca donde ubicaron su hogar, así como el de los Kotelnuk y Bru Shatha. Su ubicación es imprecisa, pero se cuenta que viven cerca de Anad.

Ilustrador: Desconocido Fuente: https://www.pinterest.es/pin/369365606924059784/

Aspecto:


Guardan similitud con los Darla Aku Uln excepto por el plumaje de color negro azabache. Son más delgados y menos robustos, pero sus huesos, a la par de huecos, son más resistentes y fuertes, difícilmente los pueden romper o dañar. Tienen dos alas y las mismas capacidades que su reverso cambiando su habilidad en la forja por su pasión por la joyería y maestría en crear bisutería.

La Piedra de Znaoïk

Fue colocada por Anoïk en la ciudad unificada de Vrialdor y simbolizaba el equilibrio en Menoïch. Desgraciadamente, cuando la ciudad fue atacada por los Shasiop incitados por Lean-ha, la piedra se fracturó liberando una onda de energía que se sintió incluso en Zlecuria. Destruyó el árbol de Truak y precipitó la llegada de las razas Sizna en la Noche de la Vil Oscuridad.

Neh-Ur

Los Ur no son hijos directos del árbol madre Truak. Descienden de los Sizna también llamados hijos del equilibrio o hijos de Znaoïk, de las que veremos más adelante. No es común el enlace entre Zhogs y Ur, pero hay excepciones. A diferencia que los Neh-Sinak, los Neh-Ur recogen la herencia de las dos razas, no siendo tan fuertes como los Ur ni tan habilidosos como los Zhogs, pero su aspecto físico dependerá de la fortaleza de una u otra raza. Podemos encontrar a Neh-Ur que parecen calcos de la raza Ur, fuertes y recios, pero con habilidades de literatura y arte muy afines a los Zhogs; así mismo podemos encontrar un aspecto más afín a un Zhogs, más esbeltos y pálidos, pero con un espíritu y fuerza combativos a la par que los Ur. No obstante, el color de su piel verdosa es una constante entre los Neh-Ur.Son muy solitarios ya que no son bien recibidos por las comunidades Ur, muy recelosas de sus tradiciones, encajando más en civilizaciones Zhogs.

Karn-Gram Nel

Relatos y Leyendas

La ciudad Unificada de Vrialdor

Fue la primera unificación de las razas en la Era de los Titanes. Los pocos restos que quedan de tal espléndida ciudad nos limitarían su ubicación real, salvo por los mapas hallados en la cripta de Shadirind que nos dicen que la ciudad se construyó cerca del árbol de Truak. Incluso anotaciones, bastante leíbles después de más de mil años, nos han revelado a una ciudad hermosa y llena de vida. La mezcla de razas que convivían en la colosal urbe, y modo de vida tan diferente entre las mismas, otorgaba a la ciudad una impresión apoteósica salpicada de multitud de colores y formas extrañas. 

Fue el inicio del arte de muchas razas sobre la construcción y la maestría de trabajar piedra y hierro, es difícil describir la ciudad entre estilos Sinak y Arhuatz entremezclados entre sí y, sin embargo, no tan extraño imaginarlo, así como las culturas Elnar o Zurgs de cuyas obras, por desgracia, no disponemos de muchos datos fiables. Altas torres levantaron los Zhogs junto con los Arhuatz y Sinak; fuertes eran los templos que allí residían, grandes las explanadas donde Neh-ve y Fenop convivían. 

En el centro de la ciudad se elevaba una gran torre, aunque decir torre sería comparar un alfiler con un mástil: se alzaba muy alta en un intento por tocar las estrellas del firmamento. A medida que se alzaba la vista nuevas torres brotaban de su tronco similar a las ramas de un árbol de invierno. A la luz del sol proyectaba reflejos dorados y blancos y al llegar la noche un montículo de piedra negra parecía. Un importante relato, extraído según cuentan de las ruinas de la misma Vrialdor, comenta la apoteósica transformación de colores que realizaba tras los eclipses de las dos lunas. Esto nos llevó a investigar más sobre la ciudad e incluso recibimos ayuda de astrólogos que calcularon nuevos mapas en un gran esfuerzo por retomar los péndulos del pasado, calculando los eclipses que acontecieron y emplear estos cálculos para probarlos con el poco material que quedó de la torre. El resultado nos dejó atónitos. Grandes genios y artesanos crearon una especie de forma cambiante que obedecía a elementos y luz, tal vez una superficie líquida impregnada después a la torre de Vrialdor hacía este efecto, pero los alquimistas, aún afirman de la existencia de dicho líquido, pero ignoran su composición. Parece ser que los eclipses transformaban la torre en unas tonalidades sólo vistas por las noches, parecidos a los líquidos alquimistas para ver en la oscuridad, pero aumentadas en un tamaño descomunal apuntando al cielo y en una noche despejada de estrellas y nubes, alumbrarían según nuestros cálculos varios kilómetros de distancia.

…Tiempos más felices que se descubren en tiempos de infortunio.


La piedra de Znaoïk

Cuando se unificó la torre de Vrialdor, el dios supremo Anoïk extrajo de la balanza de Zhasluon la más grande de sus gemas que llamó Znaoïk y la colocó en lo más alto de la torre custodiadas por siete estatuas de Darzle de piedra pulida y un altar de mármol negro. El dios de la neutralidad quiso simbolizar el equilibrio en Menoïch por el que se deberían seguir las reglas del todo y la nada; allí, en lo alto de la gran torre, la piedra de un tamaño superior a los tres metros lanzaba destellos blancos, reflejados sobre sólido material negro como hollín. Desgraciadamente, cuando la ciudad fue atacada por los Shasiop, la piedra sé desfragmentó liberando una honda de energía que se sintió incluso en Zlecuria. Rodeó todo el mundo y creó las razas Sizna como se le conocen hoy en día. De cada ser surgió un ente opuesto e igual a la vez.