El mundo de Menoïch
Nalek Vuêk-Maod

«Por mucho que lo intentara no podía recordar cómo llegó hasta la celda o por qué le hicieron prisionero».

La leyenda de Menoïch

El destino, esquivo en la vida del joven explorador, se cruzará con la vida de otros reos en un lugar tan misterioso como repulsivo: la torre de Kram. Todos unidos forjarán una alianza para huir de su cautiverio sin saber que la gesta sólo será el inicio de una aventura sin parangón en la que pondrá en juego sus habilidades y dotes en la lucha y diplomacia. Nalek es un joven de raza Neh-Sinak, unión entre las razas Zhogs y Sinak, que combatirá por abrirse paso en un mundo de fantasía tan mágico como a la par de peligroso.

Neh-Ur

Los Ur no son hijos directos del árbol madre Truak. Descienden de los Sizna también llamados hijos del equilibrio o hijos de Znaoïk, de las que veremos más adelante. No es común el enlace entre Zhogs y Ur, pero hay excepciones. A diferencia que los Neh-Sinak, los Neh-Ur recogen la herencia de las dos razas, no siendo tan fuertes como los Ur ni tan habilidosos como los Zhogs, pero su aspecto físico dependerá de la fortaleza de una u otra raza. Podemos encontrar a Neh-Ur que parecen calcos de la raza Ur, fuertes y recios, pero con habilidades de literatura y arte muy afines a los Zhogs; así mismo podemos encontrar un aspecto más afín a un Zhogs, más esbeltos y pálidos, pero con un espíritu y fuerza combativos a la par que los Ur. No obstante, el color de su piel verdosa es una constante entre los Neh-Ur.Son muy solitarios ya que no son bien recibidos por las comunidades Ur, muy recelosas de sus tradiciones, encajando más en civilizaciones Zhogs.