El mundo de Menoïch
La Torre de Cirmoesdeïn y el Círculo Sagrado de Mondaïa

En el territorio de Claekoguï se encuentra una de las últimas tres torres Sinak: la torre de Cirmoesdeïen.

Hay quien afirma que la torre en verdad es una construcción de los Zhoën y que la cúpula y fachada exterior fue adornada por los Sinak. Esto demostraría cómo ha podido resistir el embate del tiempo y la destrucción de Vrialdor y el árbol de Truak. Se dice que los Sinak la ocuparon cuando se vieron desnudos al caer la gran urbe, llevando conocimientos antiguos que aún perduran y que gracias a ello conocemos muchas de las leyendas antiguas. Muchos de esos pergaminos fueron posteriormente llevados a la gran biblioteca de Shadirind, aunque la torre conserva textos originales de aquella época.

La torre fue construida en la era de los hijos de Maëchand, cuando los Zhoën y los Shasiop eran los únicos que vivían en Menoïch (a excepción del Errante). Ubicada cerca de donde estuvo el árbol de Truak, en el actual bosque Sinak del mismo nombre. El Circulo Sagrado de Mondaïa es el lugar más protegido por los Sinak. Se dice que en dicho círculo se hallan objetos de gran valor y de procedencia desconocida. En dicho lugar se realizan rituales en fechas señaladas: ¿posiblemente objetos de la ciudad de Vrialdor?

Fuente Ilustración: https://theartofanimation.tumblr.com/post/51985559502/desmond-wong

Raza Sinak

Cuentan los manuscritos antiguos que los Sinak nacieron de la rama más alta del árbol de Truak. Se dice que la rama estaba a tanta altitud que podía llegar hasta los dioses. Envejecen lentamente, apreciando día a día durante años el esplendor de la tierra de Menoïch. Después de la caída del árbol de Truak, en su mayoría, emigraron a otras zonas donde fundaron importantes ciudades. Un ejemplo claro fue la torre de Circuïruohm, gemela de la torre de Cirmoesdeïn, en el Círculo de Mondaïa.

Altos y esbeltos, oscilan entre metro sesenta y el metro noventa. De agudo oído y dotes para la diplomacia o la guerra. Su tonalidad de piel se ha ido adaptando al clima en las zonas donde viven. Su rostro es alargado; nariz pequeña y orejas puntiformes; su cabello puede ser rubio, castaño, moreno, pelirrojo y, aunque más raro, verde. Sus ojos son almendrados en las horas diurnas, pero durante la noche se abren, cambiando de forma, para poder tener una mejor visión en la oscuridad. Su color de ojos oscila entre el verde turquesa, azul y miel. Hay excepciones de otro color como el ámbar transparente y verde en el interior, considerándose una excepción extraña que implica algún poder oculto. Hay quien afirma que es heredado de los primeros Sinak que tenían el mismo tono, igual que la savia sagrada del árbol de Truak.

Ilustrador: Peter Polach Fuente: https://www.artstation.com/apterus

Una característica que los une es la marca que poseen dibujada en ambos pómulos llamada Ëgul: una mancha de nacimiento color ámbar con la forma de la rama de la que nacieron que empieza en el rostro, cerca de los lóbulos de las orejas descendiendo hasta el arco mandibular, casi llegando a la barbilla.

Los Sinak han creado multitud de objetos de arte y obras de poesía. Muchos de ellos adoran a Vuêk-va: Señora de la naturaleza y a Liad-va, diosa de la música. Componen canciones por los caídos y por los tiempos antiguos. 

Ilustrador: Russell Dongjun Lu Fuente https://wwww.artstation.com/ludongjun