Runas de Poder

Las runas de poder fueron un regalo del dios Clauok a los Arhuatz durante su preparación en la Guerra del Odio. Desde ese día poseen la habilidad de realizar objetos mágicos con estas runas, pero no es fácil y pocos son los que conocen sus secretos. Los maestros de las runas eligen a aquellos que su corazón es limpio y su sentido de la responsabilidad va mucho más lejos, sacrificando su propia vida para guardar el secreto. Después de eso, los Arhuatz deben forjar el objeto ellos mismos, con o sin la ayuda de otro maestro; los objetos deben ser de una maestría que roce la perfección.

La preparación puede durar días dependiendo del objeto y la runa que se trate de imbuir. Con el tiempo el objeto está listo, pero lo difícil no es hacer el objeto, sino a quien darlo.