Hijos de Maëchand

Aunque fueron los causantes de la creación de las razas reverso, también fueron víctimas de su inconsciencia. Los Shasiop que participaron en la batalla de Tzoh-Uak y sobrevivieron, se retiraron a sus territorios con una carga de vergüenza hasta hoy arrastrada, quedándose sin habla y comunicándose en un lenguaje tosco y sin traducción al Menoïac, pero a diferencia de las demás razas del árbol de Truak, los Gialz, hijos de Maëchand, se transformaron en otras entidades; no obstante, se dice que no todos los Shasiop fueron transmutados: unos pocos de entre una minoría de Gialz como Drakgorak, no sufrieron cambio alguno, pero eso es otra leyenda…

Los temibles Drakgorak se creen extintos tras su última batalla contra Clauok.