Fogrotz

La raza Fogrotz posee la misma estatura de los Arhuatôd. De un metro y medio de altura, piel gris y grandes ojos blancos, su aspecto resulta más temible con una boca ancha y desproporcional a su tamaño. Los labios son una delgada línea por donde asoman unos dientes afilados como si tuvieran parentesco con algún pez carnívoro. Las extremidades son delgadas y fuertes, y empuñan herramientas con sus grandes manos, además de espadas cortas y pequeños escudos con cuchillas en forma de media luna que sobresalen dándole un espeluznante aspecto.

Viven en cuevas o subterráneos y no se mezclan con las demás razas. Se conoce muy poco de esta especie y de su compleja jerarquía, alejados de los problemas mundanos en tribus cerradas. Son hábiles escaladores, asaltantes de caminos y pequeños pueblos. Son usados como fuerza de choque en primera línea para trepar muros para sembrar el miedo mediante la masacre, aprovechando la distracción para abrir las puertas atrancadas y dar paso al ejército mercenario.

Aunque aparentan debilidad son fuertes y ágiles a la par que astutos.