Drago

La traducción más fiel sería «reptil viajero», pero el resto les llaman dragones. La metamorfosis fue larga y dolorosa. De aquellos colosos seres alados, los Drakgorak, muy pocos pudieron guardar el gigantesco tamaño; el resto, menguaron cada vez más o terminaron evolucionando a los Drâefeh: reptiles parecidos a los Drago, pero con múltiples cabezas. Aunque la muerte no les podría tocar, la maldición les hizo morir en vida y añorar lo que una vez fueron y perdieron.

Aspecto: mantienen un parecido a sus formas pasadas, si bien sólo poseen dos alas fuertes de las cuatro que poseían los Drakgorak. Aunque de menor tamaño se han dado avistamientos de grandes dragones, los más viejos, que superan con creces a los más jóvenes. Sus escamas varían en distintos colores, aunque se caracterizan en tres básicos: rojo, oro y verde.

Ilustrador: fotokostic Fuente: https://sp.depositphotos.com/portfolio-1480128.html?content=photo