El mundo de Menoïch
Neh-Gu

De entre todas las nuevas razas son las más raras y sorprendentes que pueden existir. El hecho de que haya una unión es más que improbable, ya que los Zhogs evitan viajar a zonas de Gangu Hil; no es la primera vez que son hechizados y hechos prisioneros, por otro lado, es más raro todavía que una Gangu Tul se fije en un Zhogs. Aun así, hay casos de mestizaje entre ambos dando una mezcla especial. Poseen los atributos y cánones de belleza de las descendientes de las Gangu Tul o los Gangu Hil y las habilidades de los Zhogs. Hay una pequeña posibilidad que mantengan las habilidades especiales de los Gangu Tul o Gangu Hil.

Neh-Arhuatz

Son muy raros de encontrar y a diferencia de sus otros Nehar son casi idénticos a su parte Arhuatz, aunque algo más altos y delgados. Siguen manteniendo sus costumbres Arhuatz y suelen pasar desapercibidos e incluso ocultar su pasado mestizo. Al descubrirlo les ponen el sobrenombre de Coilh, que significa «extranjero, ajeno».

Neh-Ur

Los Ur no son hijos directos del árbol madre Truak. Descienden de los Sizna también llamados hijos del equilibrio o hijos de Znaoïk, de las que veremos más adelante. No es común el enlace entre Zhogs y Ur, pero hay excepciones. A diferencia que los Neh-Sinak, los Neh-Ur recogen la herencia de las dos razas, no siendo tan fuertes como los Ur ni tan habilidosos como los Zhogs, pero su aspecto físico dependerá de la fortaleza de una u otra raza. Podemos encontrar a Neh-Ur que parecen calcos de la raza Ur, fuertes y recios, pero con habilidades de literatura y arte muy afines a los Zhogs; así mismo podemos encontrar un aspecto más afín a un Zhogs, más esbeltos y pálidos, pero con un espíritu y fuerza combativos a la par que los Ur. No obstante, el color de su piel verdosa es una constante entre los Neh-Ur.Son muy solitarios ya que no son bien recibidos por las comunidades Ur, muy recelosas de sus tradiciones, encajando más en civilizaciones Zhogs.

Neh-Sinak

Son el fruto del enlace entre un Zhogs con un Sinak. En cualquiera de los casos el mestizaje ha dado idéntico resultado sin importar de quien era madre o padre, poseyendo la destreza típica de los Sinak o las habilidades Zhogs. Es tremendamente extraño que un Neh-Sinak posea las dos facultades típicas de su raza madre a la vez, aunque hay excepciones.El aspecto físico también varía, adaptando su fisionomía a una de las ramas: o bien aspecto Zhogs o Sinak.

Los Nehar

También llamados los Nën o «fusión de mundos». En ocasiones el amor puede romper fronteras y derribar mitos o tradiciones. En este caso los Nehar son una clara muestra de que dos razas pueden formar un mestizaje único. Aunque puede resultar poético, los Nehar sólo se han podido cruzar por la unión de Zhogs con cuatro tipos de razas.

Gihië

No se conoce mucho de esta raza ya que rara vez se dejan ver. Los marineros les dan el apodo de Ecgôk o «buen guía», ya que hay testigos que narran como uno o varios Gihië han guiado a barcos perdidos en una tempestad a tierra firme o a buenas rutas donde esquivar a piratas y bandidos. 

Aspecto:

Al contrario que la raza Trodil, los Gihië tienen anatomía muy diferente, con una piel lisa y carente de escamas. Sus rasgos faciales son únicos, dando un aspecto nada afín a otras especies, tanto terrestres o marinos. Su nariz es larga, ancha en su inicio y más fina al final (unos veinte centímetros) que introducen en una cavidad o agujero entre el pecho y la garganta donde conecta los pulmones haciéndolos estancos. Necesitan respirar aire pudiendo almacenarlo durante más de doce horas sin necesidad de subir a la superficie. Cuando suben, se colocan boca arriba para respirar, acción que no supera los dos segundos, llenando sus poderosos pulmones que se dilatan hasta ocupar su máxima capacidad. Sus ojos son grandes y negros, carentes de pestañas o cejas, con varias membranas que los protegen del agua y del sol; debajo del agua su vista se adapta a la oscuridad con gran facilidad, sin necesitar de luz artificial. Poseen cuatro extremidades superiores que utilizan para manejar armas o herramientas, muy parecidas a los brazos Gialzurgs, aunque sus dedos poseen membranas que les ayudan a nadar al igual que sus dos extremidades inferiores que unen por una membrana gelatinosa que les permite bucear a simas abisales.

Trodil

Estas criaturas nacieron con la movilidad de las criaturas marinas y un enigmático parecido a los Zhogs, si bien la piel micro escamosa y brillante y la ausencia de extremidades inferiores le asemejan más a cualquier criatura marina que a los caminantes bípedos; no exentos de cierta belleza. Son hábiles y mortíferos en el elemento agua. Sus ataques y hechizos son temidos entre aventureros y marinos, pero fuera del agua pierden todo su poder. Viven en ciudades en ruinas, inundadas u olvidadas por el resto de habitantes de la superficie. Crean sus clanes en cavernas subterráneas muy alejados de las intrigas de los reinos de la superficie. No necesitan respirar aire en el exterior, aunque también pueden sobrevivir fuera del agua utilizando sus branquias alojadas a ambos lados del cuello. 

Aspecto:
Su parte superior es igual que las razas Gialzurgs (más cercanos a los Zhogs, aunque hay excepciones de tribus con descendencia y/o aspecto Zurgs), pero su parte inferior es de forma de pez o reptil, con una larga cola que utilizan para nadar a velocidades increíbles. Tanto las hembras como los machos de Trodil poseen la misma estatura y peso, que puede variar entre los dos metros de largo hasta los tres o cuatro metros (desde la cabeza a la cola) y un peso entre los setenta a ciento cincuenta kilos. Sus extremidades superiores son fuertes, con dedos unidos a membranas y terminadas en garras afiladas. Su vida y costumbres son un secreto, aunque se cree que forman estamentos matriarcales; entre ellos surge una reina, que los gobierna a todos, indiferentemente de las tribus. Ésta posee el doble del tamaño y fuerza que cualquiera de su raza además de superar a todos en astucia y carisma, amén de dotes diplomáticas, sabiduría e inteligencia. Las únicas referencias a estos seres y su cultura están en la biblioteca de Kitur, rescatados de la antigua urbe de Altarka.

Nodzurgs

Se cree que las ramas del árbol de Truak eran tan profundas que llegaban a grutas abisales donde las corrientes de agua subterránea recorrían kilómetros bajo tierra hasta llegar al mar. La rama de Gialzurgs era profunda, tanto como su hermana Arhuail mas se encontró con una salida al mar donde la savia de los Gangu Tul y el fango de los Gialzurgs se filtró llegando al agua y creando a los Nodzurgs. Se cuenta que nacieron criaturas maravillosas y colosales que fueron evolucionando hasta las criaturas hoy conocidas. Pero hay que diferenciar entre dos grupos: los nativos del agua y los Nodzurgs, de los cuales nacieron losTrodil y las Gihië.

Zurgs

Los Zurgs recibieron la bendición de la resina sagrada imbuyéndoles de una fuerza descomunal y constitución de hierro. Son los más fuertes de las razas Dargarae y Gialzurgs. Su considerable tamaño y su ansia de combatir los hacen temibles enemigos. Pero no todo lo que saben hacer es luchar; al contrario de lo que cree muchas civilizaciones, los Zurgs son expertos alfareros. Dominan con unas manos grandes y fuertes el material de donde proceden. Sus vasijas y jarrones son muy codiciados por reinos poderosos donde pagan bien por éstos.

Aspecto:

El imponente aspecto es sobrecogedor. La primera vez que se habla con ellos da la sensación que una diminuta voz es pronunciada a través de una profunda caverna, distorsionándola hasta hacerla fuerte e imponente. Sus gritos en el fragor de la batalla son escalofriantes. Su tamaño oscila de los dos metros veinte a los dos metros cincuenta. La cabeza no es tan grande a comparación de su increíble cuerpo; su rostro es alargado con pómulos altos y nariz larga pero estrecha. Poseen cuatro cuernos, dos de menor tamaño (veinte centímetros) que surgen de las sienes y dos cuernos superiores que surgen de la zona occipital. Estos cuernos suelen ser de diferentes tamaños y formas dependiendo del patrón de unión de la madre y el padre, si bien mantienen un color oscuro a negro. Su piel es de color pálido y salvo excepciones no se sale de este patrón. Sus ojos son de colores neutros, predominando el negro o gris para los machos y claros avellana para las hembras. Éstas también son guerreras y su tamaño de dos metros a dos metros treinta las convierten en rivales dignas. Sus cabellos son de color negro sin excepción, que pintan y clarean de tonalidades castaño claro y blanco. 

El Maük

Se dice que cada quinientos años nace un líder; de piel blanca y ojos rojos como un albino, pero con la fuerza de diez de su raza. Lo llaman Maük o sombra gélida, ya que viene cuando el frío es más intenso. Es considerado como la representación de algún espíritu guerrero caído en la antigüedad. Poco se sabe de esta especie y no se guardan más referencian a excepción de historias y tradición oral de las razas Zurgs.

Neh-Ve o Elnar

Si hay una raza que engloba a muchas especies sin duda es la raza de los Neh-Ve o Elnar. Tienen dos palabras para describirlos, las dos aceptadas: Neh-Ve o «medio animales» y Elnar que significa «creación completa». El origen de estas palabras es simple: no se sabe lo que son, si la mitad de un animal y un híbrido de un Gialzurgs (sobre todo Zhogs), o bien una especie de la que se habla era la auténtica y elegida por el árbol de Truak: la raza original que el gran árbol se nutrió del sueño de Menoïch. Son criaturas inteligentes con sociedades bien estructuradas en el contexto de amor a sus tradiciones ancestrales vistas de manera barbárica por otras razas; no obstante, son buscados por sus artesanías: peletería, herboristería y especies.  

Ilustrador: jarold Sng Fuente https://www.artstation.com/jaroldsng

Aspecto:

Hay múltiples subespecies que descienden de la misma rama de Gialzurgs. Se cree que una parte de la madera se astilló clavándose en el fango, dando múltiples formas a las criaturas sacadas de un sueño. La única particularidad que les une es que poseen dos extremidades inferiores al igual que los Zhogs, pero, dependiendo de la especie, cambia de forma pudiéndose adaptar al terreno como cuadrúpedos. Pueden encontrase: Nehvo (felinos), Nehvô (Leones), Nehvie (canino) Nehvi (lobo), Nehraê (bóvidos). Poseen armas naturales como garras, colmillos y pelaje inherentes a su especie. Destacan en ciertos atributos, pero mayoritariamente son fuertes y ágiles. En ocasiones se han catalogado injustamente como licántropos, si bien éstas últimas son efecto de alguna maldición.

Ilustrador: Edwardch93 Fuente https://www.deviantart.com/edwardch93/gallery

Zhogs

Los Zhogs son los más extendidos por toda la faz de Menoïch. Fueron los primeros en nacer de la rama Gialzurgs. Por naturaleza ansían conocimiento y poder, lo que los hace más habilidosos a comparación con las demás razas. La media de vida de un Zhogs es de setenta a noventa años para los hombres y mujeres. Son los de mayor número ya que, a comparación de otras razas, los Zhogs suelen tener de media cinco hijos por pareja; escala mucho menor si la comparamos con la de los Sinak (unos dos hijos) o las de los Arhuatz (de dos a tres)

Son grandes artesanos y constructores además de hábiles en manualidades y en creación y administración de complejas sociedades.

Aspecto:

Los Zhogs no poseen los sentidos desarrollados de los nacidos en las alturas del árbol madre. El color de pelo varía del moreno, castaño, rubio, pelirrojo y en algunos casos, más que las otras razas, el albino. El color de ojos, a no ser que tenga algún cruce con otra raza, es del color castaño, pasando por las variantes de color miel, negros, verdes y azules. Se ha aportado extraños casos de ojos color lila o violeta, denotando un poder o dote oculto.

Suelen medir entre el metro sesenta y el metro noventa, para los hombres; y metro cincuenta al metro ochenta para las mujeres, salvo excepciones.

Raza Zhogs
Raza Zhogs
Raza Gialzurgs

De la savia que emanó del árbol de Truak (en especial de la zona GanguTul) se creó un pequeño estanque donde estaba la rama Gialzurgs. Pero no se detuvo ahí, continuó hasta perforar la tierra y llegar al mar, por donde la savia se filtró hasta las aguas. La gran extensión de este lago era tan grande como la copa oriental del árbol. Las criaturas que en él vivían estuvieron siempre bajo su espeso follaje, creando comunidades ya muy distintas entre las razas que se alzaron a su pie. De ellos surgieron las razas de los hijos del fango: Zhogs, Neh-Ve o Elnar, Zurgs y Nodzurgs.

Ghurkis

Los Arhuatôd fueron bautizados por los Zhogs con este curioso apodo tras la batalla de Tzum Leil en las montañas Karc-Uok. La lucha se trasladó a la oscuridad de las cavernas donde los Shagtz, gigantes que vivían bajo tierra, pretendían quedarse con todo el reino de los Arhuail entre los que destacaban los Arhuatz, Arhuanim y los nombrados Arhuatôd. Éstos últimos, aunque carecían de medios para la guerra, lo compensaban con el ingenio, desviando caudales de los ríos subterráneos hasta que consiguieron llevar a una zona concreta al ejército enemigo. En el techo tenían representado el reino Arhuatz, construido a varios kilómetros sobre el techo. Haciendo gala de su maestría habían copiado lo que es arriba abajo, labor que les había llevado decenas de años, creando una representación que dejó sin habla a los Shagtz que vieron un espectáculo sobrecogedor representado a la perfección con brillantes cristales incrustados en su cúpula que relucía como un gran diamante. A una orden, el líder de los Arhuatôd, un anciano llamado Exliha-Ohn, dio la orden de demoler los pilares maestros precipitando toda la carga sobre el enemigo. Al estruendo llegaron los Arhuatz y Arhuanim junto a los Zhogs que oyeron los vítores elevarse sobre la caverna: Nard Aed Grukis. Los Zhogs escucharon en el eco que se repetía la palabra «Grukis», que significa: templo del conocimiento; en verdad toda la frase simboliza: «¡A prisa, reuniros en el templo del conocimiento!». Los Zhogs interpretaron la palabra Ghurkis, dejándola de esta manera, sin saber bien lo que significaba, pero interpretándola como un grito de guerra o juramento sagrado. A los mismos Arhuatôd no les pareció un insulto o problema, ya que para ellos la intención significaba más que la propia definición.

Desde ese día fueron reconocidos por ese singular nombre, recordado por los supervivientes de la contienda que llevaron la hazaña de boca a boca de juglares y bardos hasta que al fin fue adoptado como un término común para referirse a esta raza.

Aspecto:
Los Arhuatôd, miden aproximadamente entre metro diez y metro treinta; sus cabellos varían de color además de adornarlos con todo tipo de objetos. Su piel es muy dura y resistente de color rojiza, aunque hay excepciones. Sus ojos son pequeños pero llenos de colores vivos entre el verde, azul, ámbar y naranja. Su lenguaje es muy difícil de dominar, ya que tienen tal cantidad de cosas por decir que sueltan lo primero que se les ocurre, aunque no venga a cuento. Puede volver loco a cualquiera y se dice que muchos carceleros los han dejado marchar por inaguantables.

Arhuatôd

Esta raza es la más despreocupada de los problemas en Menoïch. Como sus hermanos Arhuatz viven bajo tierra, pero a veces llegan a residir en las ciudades humanas, habitando el subsuelo de las urbes y creando las ciudades espejo: representaciones de las ciudades sobre sus cabezas, pero justamente al revés, construyendo las representaciones de casas y castillos en el techo como si de un espejo con la superficie se tratara. Tienen muy buena mano con el pico y las artesanías, perfeccionando el uso de la madera y la argamasa. Adoran la magia y son muy dados a crear objetos inanimados para ayudarles en sus quehaceres: cubos de fregar con piernas y zapatos, escobas barredoras, cubetas con argamasa y brazos para llevarlas, etc. 

Se cree que hallaron un secreto tan valioso que lo guardaron en el interior de su mente para más tarde olvidarlo y que no cayera en malas manos; no obstante, su habilidad de construcción y capacidad de copiar a la perfección en maquetas que unen en el techo sin posibilidad de que se caigan o despeguen ha hecho pensar que tuvieron acceso a algún conocimiento que escapa a la comprensión de esta tan interesante raza. 

Arhuatz

Los llamados Arhuatz descienden de la parte de la rama más recia que se introdujo en la tierra, accediendo a los secretos de la tierra y el mineral. Maestros de la roca y el metal, son capaces de construir túneles avanzados en casi cualquier material. Son tercos y obstinados de ahí el dicho: “Si a la montaña no le entra en la cabeza que tú eres quien manda, entonces introduce tú la cabeza en la montaña y no salgas para vergüenza de tu raza”

Sus reinos subterráneos son impresionantes de arquitectura propia que no tiene nada que envidiar a los Sinak o a las demás razas. Buscan en las grutas abiertas por ellos mismos: oro, plata, joyas y todo tipo de material de gran valor. Se dice, algo que no se contrasta, que poseen la mayor fortuna de Menoïch, pero no en metales preciosos sino en secretos profundos donde los Arhuatz encuentran regocijo y paz.

Se les otorgó el don de imbuir en un objeto propiedades mágicas gracias a las Runas de Poder. 

Aspecto:

Los Arhuatz suelen medir entre metro veinte y metro treinta, independientemente del sexo. Su cabello es de color moreno, castaño, rubio o pelirrojo. La Ëgul, de color azul lapislázuli, marca sus brazos desde los hombros recorriendo su antebrazo hasta el dorso de la mano. Sus ojos suelen ser de colores variados mas cuando descienden a las profundidades cambian a azul hasta adoptar un intenso fulgor que les puede durar hasta tres días. Cuando salen a la superficie, después de estar como mínimo una semana en la oscuridad, tardan en acostumbrarse a la claridad de la luz unas veinticuatro horas (dependiendo del sol, nubes, etc.) Aquellos que nacen con los ojos azules experimentan una transformación diferente a una claridad de ojos casi blanquecina y luminiscente cuando viven en la oscuridad, adaptándose con mucha más facilidad a las cavernas, pero sufriendo el doble al salir a la superficie. No suelen ser muy habladores y no se suelen mezclar con otras razas, salvo excepciones. Debido a su alejada vida de las alianzas de la superficie, los Arhuatz han tenido que subsistir formando clanes o Grûlh: comunidades hermanadas que se han defendido de las criaturas del subsuelo. Cada dos decenios se celebran los Arhuatz Grûlh: reuniones de los clanes en los que se debaten el porvenir de la raza y temas de política y alianzas.

Arhuanim

Los Arhuanim son una raza de las más originales, ya que sus creaciones los han hecho conocidos en todo Menoïch. Son inventores natos, la mayoría ingenieros de castillos, fuertes, casas, etc. Tienen un extraño don de aburrir a los que escuchan con disparatados planes de surcar los cielos con barcos voladores, cápsulas para viajar a las profundidades del mar y un sinfín de objetos que para la mayoría de gente son locuras. En cambio, otros afirman que un extraño don envuelve a esta carismática raza. Dicen que, aunque ellos fueron depositados junto a las demás razas Arhuail en el árbol de Truak, unas energías procedentes del principio de la creación de Menoïch le otorgaron los sueños de Lhoïok. De esta manera se explica que se les ocurran ideas que desafían todas las leyes físicas y mágicas; de las cuales algunas son aplicadas en sus inventos.

Aspecto: 

Los Arhuanim son una raza de corta estatura, apenas alcanzan los ochenta centímetros, eso tirando a lo más alto. Sus ojos son de colores claros entre el amarillo ámbar y el morado, muy rara vez de otro color ya que representaría un hecho digno de mención y superstición; carecen de nariz, sólo dos orificios en la cara en una casi imperceptible protuberancia separada por una delgada línea oscura; su piel es azul claro, oscureciéndose levemente en los pliegues y articulaciones; su pelo es de color azul oscuro y, cuando crece, suelen atarse una coleta o copete para aguantarlo aunque su pelo nunca se aplasta o cae sobre sus hombros ya que es muy recio y resistente como el alambre, que es utilizado, y cotizado, como cuerda para instrumentos musicales como el Limionel

Viven en lugares improvisados donde instalan sus toscos talleres utilizando la naturaleza como almacén. No es extraño encontrar a un Arhuanim sobre la copa de un árbol viviendo en algo parecido a un barco que según él antes volaba. Visten con ropas sencillas y es raro verlos con algún tipo de armadura, no por el tamaño sino porque de origen odian la violencia y utilizan sus inventos para que su vida sea mejor. Indirectamente hacen la vida imposible a los demás, con su verborrea y cháchara maravillándose de lo que ven y tocan. Poseen un sentido del oído agudísimo, además de tener la extraña habilidad de saber quién camina a su alrededor sin ni siquiera verlo: el sentido del entorno, sobre todo el terrestre, les hace notar la más mínima vibración a metros de distancia.

Razas Arhuail

Muchos estudiosos discuten si la rama Arhuail es en verdad una raíz. En verdad, según los escritos del Errante, es una rama que, por alguna extraña razón, ha crecido muy abajo al igual que la rama de los Gialzurgs, que veremos más adelante. Hay quien afirma que el árbol era mucho más profundo que alto y que muchas otras razas fueron creadas en las entrañas de la tierra. Aunque no se ha podido probar de forma sistemática, si bien es verdad que se han encontrado seres extraños en las profundidades de grutas y cuevas. La rama de Arhuail se introdujo dentro de una gran cavidad y sólo una de sus ramificaciones se elevó por encima de la tierra y piedra perforándola como queriendo eludir la oscuridad. Al igual que los Sinak, los Arhuail poseen la Ëgul: una marca que les recuerda la forma de su rama madre, tatuada en la piel que nace en la clavícula descendiendo con sus ramificaciones hasta muñeca o dorso de la mano. Su color es color azul lapislázuli ligeramente brillante en la más absoluta oscuridad.

De la rama Arhuail nacieron: los Arhuanim, Arhuatz y Arhuatôd, éstos últimos más comúnmente conocidos como Ghurkis, apodo dado por los Zhogs tras la batalla de Tzum Leil o cavernas de la profunda oscuridad.

Gangu Nehar (Neh-Gu)

Gangu Nehar o Neh-Gu:
De todas las razas que se pueden unir con los Zhogs, los Gangu Hil y Gangu Tul se sienten atraídos con ciertos aspectos, entre ellos: la belleza, la sabiduría (más importante para ellos que la belleza ya que asienta la base de la razón) y, por último, y más significativo: el carisma, ya que de él nace el carácter.

Gangu Hil

Al igual que sus compañeras los Gangu Hil son seres de género masculino de gran belleza y atractivo. A diferencia de las Gangu Tul no les cuesta tanto desapegarse de su entorno y viajar por el mundo. Esto no tendría nada de especial, sin embargo, su belleza ha traído de cabeza a esposos y maridos que han visto cómo sus hijos tenían un aspecto… poco parecido (o nada) al suyo. Tienen un vínculo simbiótico con los árboles y las plantas elaborando elixires y licores de los cuales son muy aficionados, pero además de eso son completamente inmunes a la embriaguez o los efectos negativos del alcohol y su fermentación. Engañan a los forasteros con pociones de las que emanan fuertes efluvios narcóticos. No es raro que un incauto comerciante pasara por medio el bosque para acortar camino, y se encontrara al día siguiente en el otro extremo sano y salvo, pero con una resaca que haría arrancar gruñidos en un Zurgs y, evidentemente, sin mercancía.

Aspecto:
De porte humanoide y con rasgos parecidos a los Zhogs. Miden entre metro ochenta y metro noventa. El color de su piel varía del pálido al moreno y en ocasiones, como los albinos para los caucásicos, al negro. Tienen el cabello moreno y rara vez de color castaño. Se han dado casos de Gangu Hil rubios e incluso albinos, pero no hay pruebas palpables de la existencia de estas excepciones. Los ojos suelen ser de color mar y agua marina y otras tonalidades azul y verdoso.

Gangu Tul

Sin duda las criaturas femeninas por las que cualquiera daría su vida por el hechizo embriagador de su belleza. Habitan las zonas más apartadas de los bosques, en grandes praderas y en lagos de aguas cristalinas que les recuerdan donde nacieron. Hechizan con su mirada a curiosos que husmean en sus territorios o intentan hacerles daño. De naturaleza pacífica han sido, sin quererlo, responsables de disputas y peleas por conseguir el corazón de pretendientes y amantes. Pero no es del todo cierto que estos seres estén libres de caer presa del mismo hechizo. Cuentan las leyendas que un Zhogs cautivó a una Gangu Tul, según dicen el atractivo joven era un guerrero consumado y valiente aventurero; se enamoró tan perdidamente del muchacho que abandonó el hogar donde vivía para unirse a él. Esto es un gesto de lo más extraño para estas criaturas, ya que su vida está ligada a la tranquilidad de su morada.

Aspecto:

De formas humanoides, miden entre metro sesenta y metro ochenta. Su hermosura roza la perfección y sus grandes ojos son la clave de su hechizo. Poseen un largo cabello de color rubio o castaño claro y en raras ocasiones Negro; los ojos varían entre negros, azules, grises, verdes, ocres, púrpuras y dorados. Son grandes nadadoras y pueden respirar bajo el agua, además de hablar con los animales acuáticos. Tienen el don de ver el futuro, habilidad que debe ser entrenada bajo una seria disciplina. Muchos reyes o poderosos señores buscan sus consejos en el corazón de sus dominios, mas ellas no ansían nada de lo que se le ofrece, desechando el poder, la codicia y la avaricia.

Razas Gangu

Se cuenta que la vida no sólo se creó en las ramas del árbol de Truak, sino que también nacieron criaturas en su tronco llamado también Gangu. Los Gantul, los que vivían en el lado Este y los Ganhil, en el Oeste. A decir verdad, su contorno no era regular, dando espacio a grandes extensiones en su circunferencia donde nacieron las Gangu Tul yGangu Hil. Las Gangu Tul habitaban la zona oriental del tronco, como una gran balconada de corteza de la cual emanaba la savia del árbol donde nacieron. Un pequeño paso estrecho circundaba el camino del árbol comunicando la zona de las Gangu Tul con la de sus compañeros masculinos: Gangu Hil. Éstos, algo más abajo, pero en la zona occidental, disfrutaban de otra buena expansión del árbol en forma de terraza donde habían crecido otros pequeños arbustos y árboles, pero de la cual no emanaba savia.

Emk-Op

Los Emk-Op se han valido el sobrenombre de pesadillas de viajeros ya que son los encargados de saquear los suministros de los transeúntes sin que se den cuenta de ello. Narran las crónicas del Errante que, en una ocasión, un Emk-Op fue apresado mientras husmeaba en los barriles de un destacamento de soldados Zhogs que viajaban al Oeste, cerca del límite del Bosque de piedra o Gahe-Cen. Cuando el resto de Emk-Op se enteró de lo sucedido montaron en cólera, saltando sobre los desprevenidos soldados que vieron acercarse a una manada de comadrejas y ardillas cuyos caballeros eran los terribles Emk-Op. Tal fue la dureza que el destacamento huyó dejando atrás el suculento botín de comida y un sinfín de objetos extraños que fueron requisados, amén de la liberación de su camarada cautivo. 

Son muy celosos de sus tradiciones y con los extraños que se adentran en sus territorios. Los druidas suelen utilizarlos como espías por sus habilidades únicas de camuflaje y sigilo. Su juramento al bosque es sagrado, tanto como el honor de un caballero o paladín con su palabra. Aun con la fama de ladrones no son codiciosos, y sabiendo que el oro y la plata es valioso para el resto, ellos prefieren desecharlo en ríos o estanques en el corazón del bosque. Hay canciones que narran como aventureros han dejado una fortuna en oro encontrada en el fondo de un río sintiéndose vigilados por centenares de ojos y de terribles voces amenazantes que les apremiaban a abandonar sus dominios.

Aspecto:

El Emk-Op mide entre los treinta y los cuarenta centímetros. Su piel es oscura, casi negra, con tonos blancos que surcan su piel como vetas de Hedaraum. Tienen las orejas en punta al igual que las Ghela-Op, en cambio el color de cabello puede variar en muchos colores: Moreno, castaño, rubio, pelirrojo, y las variantes, más extrañas: azul, verde, púrpura y rosado; también, en muy contados casos, con tonalidades diferentes y entrelazadas entre sí. Dicen que tiene el poder de controlar a pequeños mamíferos, aunque eso es un secreto no revelado en la comunidad Emk-Op.
Tercer Don: Pueden adoptar a voluntad cualquier forma de Gialzurgs y Arhuail.

Ilustrador: AnzaharTheWizard

Fuente https://www.deviantart.com/anzaharthewizard/gallery

Ghela-Op

Aspecto:

Las Ghela-Op son criaturas de forma femenina cuya piel parece estar cubierta por capas y capas de hojas verdes. El color de piel cambia dependiendo de su estado de ánimo, pasando al amarillo, si se les hace enfadar; al rojo, producido por la ira, hasta el azul cuando se sienten vigiladas o asustadas, pero su estado natural es alegre conservando un color verde puro que se intensifica con los rayos del sol. Su cabello es de color pardo, aunque les gusta cambiárselo con tintes que ellas mismas fabrican convirtiéndose en unas de las mejores alquimistas y herbolarias gracias a sus intensos conocimientos de la naturaleza. Miden unos treinta centímetros, aunque, los pocos que las han visto, han relatado que poseen el don de crecer hasta estatura media de metro sesenta. ¿Puede que Vuêk-va les haya otorgado un tercer y secreto don? Poseen orejas puntiformes muy parecidas a los Sinak, pero desprovistos de lóbulos. Sus habilidades mágicas son extensas mas no suelen utilizar conjuros dañinos. 

El tercer Don: pueden adoptar a voluntad la forma de cualquier Sinak, Darnis o Darla Aku Uln.

Ilustrador: ANDRÉS SÁNCHEZ Fuente https://www.facebook.com/AndruSamart/

Razas Fenop

La rama Fenop sostenía la copa del lado oriental del gran árbol. En esta zona se concentraba la mayor cantidad de follaje, repleta de vida y fauna. Se cree que allí residía lo que después fue la totalidad de la fauna de Menoïch; de ahí que las Ghela-Op y los Emk-Op, siendo de pequeño tamaño, desarrollaron habilidades únicas que les diferencian de las demás razas. 

Las Ghela-Op fueron las primeras en eclosionar de toda la fauna que habitaba en el árbol de Truak. Vagaron durante años hasta que los Emk-Op salieron de su letargo. Las dos, aun siendo de diferente raza, se complementaron a la perfección asumiendo el rol femenino para las Ghela-Op y masculino para los Emk-Op, pudiéndose reproducir en un ritual secreto y desconocido por el resto de seres vivos. Puede que ese fuera el destino que les aguardara o bien la madre árbol, en su sabiduría, les tuviera reservado este destino. Pero el problema llegó cuando el resto de animales llegaron, algunos desde la misma rama Fenop y otros de las distantes Dargarae y Sinak. Tuvieron que esconderse en huecos profundos y entre la maraña del espeso follaje para huir de los depredadores hasta que, cansados de tanto sufrir, pidieron a la deidad de la naturaleza Vuêk-va que les ayudara. Ésta no se inmiscuía en lo que la selección natural se refiere mas al ver a los desprotegidos primogénitos de Fenop, sin armas naturales ni posibilidad de defenderse más que ocultándose en reducidos espacios, se apiadó de ellos y les otorgó los dones que conservan hoy en día: a las Ghela-Op la habilidad de volar, con dos alas hechas de hojas del árbol perenne, y de hechizar a animales y plantas; a los Emk-Op el poder de desaparecer al instante, volviéndose invisibles a los ojos mortales, y la habilidad de imitar cualquier tipo de voz de las razas existentes a excepción de las voces de los hijos de Maëchand

Fen-Gu: aunque no hay testigos fuera de las razas Fenop, las bodas realizadas por todas las razas provienen de los primeros lazos de unión de los Ghela-Op y Emk-Op, las llamadas “Bodas de savia del Árbol”.

Nacimiento de las Ghela-Op y Emk-Op:


Tras la unión de las dos razas tras el Fen-Gu ocurre un evento que sucede un año después de la copulación (evento secreto y del que nadie a parte de los Fenop sabe) nacen del pecho de las Ghela-Op varios capullos -de uno a tres, rara vez más- del que brotan los futuros Fenop. Hay la misma posibilidad de que nazca una Ghela-Op o un Emk-Op. En el principio de los tiempos, cuando los Fenop eran presa fácil para los depredadores, tanto el rol de «madre» lo podía hacer uno u otro sin importar el sexo, respaldada por la diosa Vuêk-va para garantizar la supervivencia de la especie.

Ilustrador: Ufuk Can Fuentes https://art.alphacoders.com/authors/view/27352

Sinak Nehar o Neh-Sinak

Se ha especulado mucho con el atractivo de esta raza por los Zhogs. Hay algo en ellos que les resulta tan familiar como su propia estirpe, pero lo que más les agrada es el valor y el arrojo. Como reza el cuento popular de los Sinak

En el árbol sagrado de Truak, una y otra raza, se hallaban muy distantes en su imponente altura. Los Sinak tuvieron el privilegio de ver las estrellas por primera vez. Se cuenta que, en una ocasión, un joven Sinak quiso alcanzar una de las más brillantes con tan mala fortuna que cayó al vacío hasta el estanque de los Gialzurgs. Como podéis suponer Tonôk, divertido por la situación, decidió dar la vuelta a la fortuna y del infortunio pasó a la dicha por partida doble: lo primero es que cayó sin hacerse daño hasta la charca de barro mezcla de la tierra y de la savia proveniente de la parte central del tronco donde vivían las Gangu Tul; como segunda dicha fue que allí halló el amor en el rostro de una joven Zhogs que con su ayuda tuvo acogida entre los hijos del fango. Pero, aunque era feliz con ella, un abatimiento y tristeza en su interior crecía hasta hacerse insoportable. Sentía que debía volver a la rama de los Sinak, pero eso le llevaría separarse de su amor. No fue Tonôk quien interfirió en aquel asunto, si bien fue el coraje de la Zhogs que acompañó a su amado de vuelta a su hogar. Tardaron muchos años en alcanzar el cenit; aventuras vivieron conociendo a los Gangu, Fenop y demás criaturas hasta que llegaron a su destino. Nada más llegar la muchacha dio a luz a una pareja de pequeños, una niña y un niño, los primeros Neh-Sinak que convivieron en acogida junto al resto de Sinak

Ilustrador: Raymond Swanland Fuente https://raymondswanland.com/dark-fantasy-gallery

Esta historia se cuenta por parte de los Sinak, orgullosos de aquella epopeya y de los primeros Nehar. Cuando el árbol de Truak cayó, se produjo el caos, pero fue la oportunidad como unión de muchas más parejas entre otras razas.

No se sabe bien el destino de la primera estirpe, pero se cuenta que en la actualidad hay descendientes de aquella unión que se han unido tanto a Sinak como a Zhogs.